Make your own free website on Tripod.com

Home

INVENTOS CLASICOS | Automóvil | Avión | Imprenta | Máquina de coser | Máquina de escribir | Teléfono | Televisor | INVENTORES | LINKS | Copyright®
Los Inventos
Avión

aviones2.gif

HISTORIA DE LA AVIACIÓN


Los sueños del hombre de poder elevarse sobre la tierra recién pudieron hacerse realidad a principios del siglo XX, cuando los hermanos Wright idearon el primer avión.

El primer vuelo con éxito fue precedido de siglo de sueños, estudio, especulación y experimentación. Ciertos sabios antiguos creían que para volar sería necesario imitar el movimiento de alas de los pájaros o el empleo de un medio más ligero que el aire, como el humo.

Hacia el siglo V se diseñó el primer aparato volador, el cometa. En el siglo XIII el monje inglés Roger Bacon llegó a la conclusión de que el aire podría soportar un elemento, así como el agua soportaba a un barco.

A comienzos del siglo XVI, Leonardo da Vinci analizó el vuelo de los pájaros y anticipó varios diseños que después resultaron realizables. Entre las creaciones del virtuoso italiano se encuentran el tornillo aéreo o hélice y el paracaídas. Concibió tres tipos diferentes de aparatos voladores: el ornitópedo (máquina con alas como de pájaro que se podían mover mecánicamente); el helicóptero (diseñado para elevarse mediante el giro de un rotor situado en el eje vertical), y el planeador.

Sus estudios fueron sumamente importantes pues aplicó, por primera vez, las técnicas científicas para desarrollar sus ideas.

El desarrollo práctico de la aviación siguió varios caminos durante el siglo XIX. El ingeniero aeronáutico e inventor británico sir George Cayley, comprobó sus ideas experimentando con cometas y planeadores capaces de transportar a un ser humano. Diseñó un aparato en forma de helicóptero, pero propulsado por una hélice en el eje horizontal. Sus méritos le llevaron a ser conocido por sus compatriotas como el padre de la aviación.

El científico británico Francis Herbert Wenham utilizó en sus estudios el túnel aerodinámico, sirviéndose del flujo del viento forzado en su interior para analizar el uso y comportamiento de varias alas colocadas una encima de otra.

Los esfuerzos por despegar al hombre de la tierra fueron recurrentes y nombres como los de Alphonse Penaud, Víctor Tatin, Lawrence Hargrave o Samuel Pierpont se inscriben en los albores de la aviación.

Los numerosos experimentos realizados con cometas a finales del 1800 consiguieron mejorar de forma notable los conocimientos sobre aerodinámica y estabilidad del vuelo.


EL PRIMER VUELO DE VERDAD


Los logros conseguidos a lo largo del siglo XIX aportaron los fundamentos necesarios para el éxito de los hermanos Wright, pero los mayores avances se debieron a los esfuerzos de Chanute, Lilienthal y Langley a partir de 1885.

En 1903 aún no se habían conseguido la estabilidad y el control necesarios para un vuelo prolongado, pero los conocimientos aerodinámicos y sobre todo el éxito de los motores de gasolina, que sustituyeron a los más pesados de vapor, permitirían que la aviación evolucionase son rapidez.

El 17 de diciembre de 1903 los hermanos Wilbur y Orville Wright realizaron el primer vuelo pilotado de una aeronave más pesada que el aire y propulsado por motor. El avión fue diseñado, construido y volado por ambos hermanos, quienes realizaron dos vuelos cada uno.

El más largo fue el de Wilbur, con 260 metros recorridos en 59 segundos. Al año siguiente continuaron mejorando el diseño del avión y ganando experiencia como pilotos a lo largo de 105 vuelos, algunos de más de 5 minutos.

En tanto, en Europa, el primer vuelo oficialmente registrado lo realizó el brasileño Alberto Santos Dumont y su trayecto más largo lo logró el 12 de noviembre de 1906 cubriendo una distancia de 220 metros en 22.5 segundos.

En contraste con Europa, en Norteamérica los hermanos Wright conseguían superar sus marcas día a día. El 9 de septiembre de 1908 Orville completó el primer vuelo mundial de más de una hora y también por primera vez transportó un pasajero durante 6 minutos y 24 segundos.

En tanto, una figura importante entre los diseñadores, fabricantes y pilotos estadounidenses fue Glenn Hammond Curtiss. En 1907 realizó en solitario un vuelo en el dirigible construido por Thomas Baldwin, propulsado por un motor de motocicleta de la fábrica Curtiss, que él mismo había modificado.


LOS AVIONES EN TIEMPOS DE GUERRA


Durante la I Guerra Mundial se usaron como armas tanto los aeroplanos como las aeronaves más ligeras que el aire. Las urgentes necesidades de la guerra estimularon a los diseñadores para construir modelos especiales para reconocimiento, ataque y bombardeo.

Como consecuencia de la presión de la guerra fueron entrenados más pilotos y construidos más aviones en los cuatro años de conflicto que en los trece transcurridos desde el primer vuelo.

Gran parte de los excedentes militares vendidos después de la guerra fueron adquiridos por aviadores formados y entrenados durante la misma, dispuestos a realizar con ellos cualquier actividad que les produjera ingresos económicos: transportar pasajeros o cargas, propaganda, fotografía aérea, exhibiciones, etc.

Al iniciarse la II Guerra Mundial la situación de la aviación era ya sumamente avanzada. La más grande de las compañías internacionales que operaba en el momento de comenzar el conflicto era Pan American Airways. Junto con sus empresas subsidiarias y afiliadas servía una red de 82.000 millas en rutas que llegaban a 47 países y colonias en todos los continentes.

Las exigencias de la guerra nuevamente aceleraron el desarrollo de los aviones. Bajo la supervisión del programa de entrenamiento de pilotos civiles, los operadores probados dieron grandes facilidades para la formación como pilotos de miles de estudiantes que se convirtieron así en la columna vertebral de las fuerzas aerotransportadas de los tres ejércitos.

Los aviones diseñados para uso privado también encontraron un amplio uso militar en todo el mundo. Por eso en 1941 el Ejército y la Armada de Estados Unidos compraron grandes cantidades de aviones ligeros que dedicarían a diversas misiones militares.

Hacia el final de la guerra, las batallas aéreas crecieron en intensidad y extensión y la producción de aviones alcanzó un máximo. Por otra parte, las líneas aéreas establecieron nuevos récords tanto en tráfico como en mejoras, incluso a nivel tarifario.




avion.jpg

avion.gif

ir a la página principal